Línea editorial

Cinosargo es un proyecto multimedia que nace el año 2003 en la ciudad de Arica, en la zona norte de Chile, frontera con  Perú y Bolivia. En una primera etapa, es una revista virtual que busca conectar el campo cultural y la escena literaria de lo que llamamos el corredor sur o la macrozona andina, cruzando tradiciones escriturales, voces y obras permitiendo el flujo de información para generar redes en un espacio que en ese entonces, por lo menos en lo que atañe a Chile, era precario, por la falta de plataformas y por una nula gestión en torno al libro, la literatura y su proyección más allá de lo local. También buscábamos como equipo editorial romper ciertos estereotipos y promover otras lecturas de la zona norte de Chile, fuera de la clave contemplativa, anodina y folclórica que presentaba la literatura desde los años setenta. Buscamos publicar y difundir de manera crítica, tanto en el ámbito académico como del lector ocasional a muchos autores jóvenes en ese momento como Rodrigo Ramos, Víctor Munita, Juan Podestá, Markos Quisbert y Juan Malebrán entre otros o autores de larga trayectoria y producción que por motivos de la dictadura y sus resabios que se prolongan en Chile hasta nuestros días, pues fueron exiliados o vieron su obra postergada, Naná Gutiérrez, Oliver Welden, Alicia Galaz, Guillermo Deisler.

En esa primera etapa, creo que establecimos redes importantes con la propia capital de nuestro país, con muchas provincias que también sufrían de este abandono y sin duda con Perú, Ecuador y Bolivia. La revista sigue funcionando hasta hoy en el portal www.cinosargo.cl. En ese periodo editamos unos cien ebooks que pueden encontrar en nuestro sitio, todo en formato pdf. Sacábamos dos ediciones por mes de la revista y subíamos a nuestra web mucho material que llegaba de todas partes y editamos poemarios, novelas, traducciones y libros de fotografía en formato digital. El 2010 con esta experiencia a cuestas, decidimos iniciar nuestra aventura como editorial impresa y a la fecha contamos con más de noventa títulos de autores de distintas partes del mundo. Sentimos con Milvia Alata, mi esposa y socia en la editorial, que somos hoy un sello latinoamericano que busca crecer, sin perder sus raíces en provincia y la idea de hacer llegar la literatura a todos los extremos, sobre todo a esos ignorados sistemáticamente por las políticas culturales de nuestros países.

Entre lo que hemos publicado hay traducciones de poesía china, de Tomas Tranströmer, de Gottfried Benn, mucha narrativa y poesía contemporánea de México, Argentina, Ecuador, Bolivia y Perú. Un libro de ensayos de Mario Montalbetti y para el próximo año estaremos sacando libros de José Kozer, Reynaldo Jiménez y Olga Gutiérrez. Ha sido una larga travesía que nos ha llevado a presentar nuestro catálogo en China, en Europa y a lo largo de todo Latinoamérica. Actualmente la editorial tiene sede en México, en el estado de Guanajuato y pues seguimos publicando autores de Chile, sin embargo, nuestra labor como proyecto es eminentemente territorial, y con esto entendemos que el sello aporta a una comunidad y se vuelve una especie de catapulta y vitrina para el trabajo de los autores de la zona que se habita, por eso hemos establecido redes con otros colegas del Fondo Editorial Guanajuato y hemos publicado en estos últimos años a muchos creadores de la región como Eduardo Padilla, Amaranta Caballero, Álvaro Luquín y Pedro Mena, ellos son grandes poetas y ensayistas, jóvenes pero de amplia trayectoria. Para nosotros la idea es ir más allá de las limitaciones que puede tener la edición independiente o microeditorial si quieres llamarla de otro modo, en cuanto a distribución y agenciar espacios en grandes ferias, festivales y librerías. Conocemos nuestras desventajas frente a grandes consorcios y grupos editoriales, por eso nuestra lógica de trabajo es distinta, es a largo plazo, con un compromiso con cada libro y autor. Más allá de agotar ediciones queremos brindar oportunidades y que nuestros editados viajen, sean leídos y que lleguen a otras latitudes fuera del típico poner un libro en un anaquel y creer que el trabajo editorial ha concluido. En esa medida, creo importante mencionar el Festival Tea Party  de poesía latinoamericana (el nombre es en honor a Lewis Carroll). Se trata de un encuentro que armamos con la editorial por cinco años consecutivos, llegando a invitar a unos cien poetas entre todas las versiones. Se editaron cinco libros y pudimos conectar al público lector con voces de todo América de distintas generaciones y estilos.

Creemos en la asociatividad, en las coediciones y en trabajar rutas alternativas a lo que usualmente hacen muchos sellos similares al nuestro, que es pensar primero en los medios tradicionales de prensa y los espacios de distribución en grandes cadenas, no digo que como sello desestimemos el valor de ocupar esos espacios, sino que nuestro afán es llegar a lectores en formación y también influir en crear el hábito lector en nuestras comunidades. Durante estos diecisiete años como proyecto, hemos realizado miles de talleres en colegios, en centros culturales, creemos en la donación de libros a bibliotecas, y también que es importante contribuir al pensamiento crítico y la recepción de la obra más allá del suplemento de prensa culturoso que hay en todo país, sobre todo en las capitales. En pocas palabras, Cinosargo hace honor a su nombre, que remite a los filósofos cínicos. Hemos hecho de la exclusión y del margen una consigna de lucha: encontrar los puntos de fuga y la ruta escénica. Nuestros títulos durante este mes estarán en la Feria de Frankfurt y todos los años desde el 2016 están en la Fil De Guadalajara y antes de eso hemos estado en cientos de ferias en pequeñas ciudades y en las capitales de Sudamérica. Tenemos distribución en todo México en grandes cadenas de librerías, pero seguimos creyendo en los pequeños proyectos que se hacen con pasión por el libro y que trabajan de una forma más personal el intercambio y el diálogo entre librero y lector, editor y escritor. Todo lo que te he comentado, esta travesía con Cinosargo, pues nace de mi propia experiencia como creador, pues además de editor, soy novelista y poeta y trabajé por años en la universidad dando clases y actualmente sigo investigando y ya llevo algunos posgrados realizados en Chile y fuera, todo ese trayecto personal me ha dado diversas perspectivas en torno al libro y la relación que establecemos con las obras como lector. La idea que sostenemos con Milvia es apostar y privilegiar ese primer encuentro que tiene uno con una lectura y cómo te abre mundos, el placer de leer y de compartir eso con tus amigos y seres queridos. Puede sonar cursi pero esa es nuestra brújula en esta errancia y nomadía que hemos abrazado.

Si quieren contactarnos, nuestro canal oficial es www.cinosargoediciones.com y el mail de la editorial es carrollera@hotmail.com

Nuestro equipo editorial.

Daniel Rojas Pachas: Director y editor general – carrollera@hotmail.com

Milvia Alata Tejedo: Coordinadora editorial y encargada de prensa – milvia.alata@gmail.com

Gonzalo Geraldo Peláez: Editor en Chile – escrituraytemblor@gmail.com

Descubre

Editoriales similares a Cinosargo Ediciones

A-Marte

A-Marte

Caba, Argentina
3 valores ecoedit